Get Adobe Flash player



Pareciera ser que la fiebre por el fenómeno mundial pokémon go llego para quedarse,  así las cosas, para no pocas familias representa un nuevo desafío por adentrarse cada vez más en el “buen uso” de las tecnologías. Es sabido que las tecnologías en si son neutras, es decir no son buena o mala per se, es el uso lo que inclina la balanza, adicionalmente, si consideramos que nuestros hijos  son nativos digitales, y en general, los adultos somos inmigrantes digitales la tarea por educar en el buen uso de las tecnologías a nuestros hijos requiere de un conocimiento responsable y permanente sobre los riesgos no deseados del uso del Internet, las redes sociales  y las aplicaciones que muchas veces se presentan como juegos atractivos y de “moda”.

 

La invitación entonces es a generar conciencia al interior de la familia, teniendo en cuenta, especialmente, que estos juegos son muy utilizados por niños, y que los padres son los responsables de la información de sus hijos, por ejemplo; se debería estar atento a los datos personales que los usuarios están entregando al juego, ya que, cuando las personas se incorporan, están entregando una serie de datos personales, y es importante que se tenga en cuenta que esa información es recopilada, almacenada y tratada por la empresa que genere el juego.

Otro aspecto importante que las familias debieran incorporar en la comunicación afectiva con sus hijos dice relación con un ámbito,  hasta hoy, poco tomado  en cuenta; La “identidad digital”, esto es  el rastro que cada usuario deja en la web como resultado de su relación con otros usuarios o de la publicación de sus propios contenidos, las imágenes, su contexto y el lugar donde estén accesibles proporcionan nuestro perfil online. En síntesis, procuremos fomentar un buen uso de las redes sociales y la web, el prestigio y la reputación personal de nuestros hijos - también la nuestra - pudiera verse afectada si no comprenden – y no les ayudamos en esa tarea – las repercusiones de no cuidar su imagen digital, lo que publican en la web y la forma – en ocasiones poco respetuosas -  en que se relacionan con los otros usuarios.

por: Área de Mediación Escolar y Orientación Familiar.